sábado, 16 de noviembre de 2013

CENTRADO DE RUEDAS

Buenas a todos, en este capitulo vamos a hablar del centrado de las ruedas de nuestra bici, en principio esta labor parece complicada, pero en realidad no lo es tanto, si es verdad que requiere un poco de paciencia, no debemos desesperarnos, porque seguro que con empeño, paciencia y un poco de destreza, conseguiremos ahorrarnos un dinerillo. El centrado de una rueda es algo habitual, ya que tarde o temprano tendremos que revisar y centrar nuestra rueda ya que éstas están sometidas a continuos golpes producidos por saltos, caminos empedrados o muy bacheado. En algunas ocasiones también hemos partido algún radio, cuando ésto sucede es necesario, una vez sustituido el radio, volver a centrar la rueda.

Tenemos que tener presente que una rueda descentrada nos ocasionará que perdamos eficiencia en el pedaleo, también nos costará más controlar la dirección y podemos tener vibraciones cuando circulemos a mucha velocidad. En los sistemas con frenos V-brake, la llanta rozará con las zapatas de freno.

Para empezar tenemos que tener claro los distintos problemas que puede presentar la rueda, que  a continuación  describiremos, también tenemos que tener presente que la rueda delantera y la trasera, no tienen el mismo eje de centrado, por lo que antes de empezar a centrar una rueda, es conveniente diagnosticar el fallo que presenta, para ello vamos a a ver los diversos fallos que pueden presentar.

En el centrado de una rueda se pueden dar cuatro posibilidades, que son:

-Centrado Lateral
-Centrado Radial
-Centrado de la llanta
-Tensión de los radios

Centrado Lateral:

El centrado lateral es el más común de los problemas que nos podemos encontrar, y de lo que se trata es de conseguir que esté lo suficientemente centrada para que al girar no presente alabeos y en los casos de los frenos V-Brakes, no roce con las zapatas. Por lo general suele pasar en una zona de la llanta, pero no es siempre, podemos tener la rueda descentrada en varios puntos de ella. Los otros aspectos, como el centrado radial, centrado de llanta y tensión de radios, son también importantes, pero para los que aún no dominen bien el centrado lateral, es conveniente empezar por aquí, y conseguir que la rueda gire nimiamente bien.

Como todos sabemos, los radios van sujetos a la llanta con unas tuercas especificas para ello, éstas tuercas se llaman "niples", para poder girar los niples hacia un lado o a otro, vamos a necesitar una llave diseñada concretamente para ello, a esta herramienta se le conoce como llave de radios, y aunque hay muchos modelos, suelen ser económicas, las hay de muchas formas, las más habituales son las que tienen varias ranuras para distintas medidas, y también las hay individuales para cada medida. Es muy importante seleccionar la medida correcta, ya que de lo contrario podemos dañar el niple y ocasionar con ello un problema a la hora de girarlo, sobre todo si elegimos la medida superior, si elegimos la medida inferior evidentemente no nos entrará.

Si observamos la distribución de los radios, veremos que la mitad de ellos están anclados a la pestaña lateral derecha del buje y la otra mitad a la pestaña lateral izquierda, por consiguiente los radios proveniente de la pestaña derecha tiraran de la llanta hacia la derecha y los de la izquierda a la izquierda. Los radios están instalados en la llanta en un patrón de izquierda-derecha-izquierda-derecha, con objeto de contrarrestar  el tiro del otro extremo. Tener todos los radios ajustados con la mayor tensión posible, hace que la rueda esté más centrada y balanceada, y hace que la rueda sea más fuerte. Los cambios en la tensión de los radios afectan al centrado.

El ajuste de la tensión del radio se consigue apretando o aflojando la tuerca niple en situada en el extremo superior al lado de la llanta, para ello usaremos la herramienta citada anteriormente la llave de radio o estira-radios. Los niples los hay de distintas medidas (3,22 mm; 3,30 mm; 3,45 mm y 3,96 mm, son los más habituales), es por lo que tendremos que seleccionar la medida adecuada de nuestra herramienta. Habrá que tener especial cuidado a la hora de saber si al girar estamos aflojando o apretando, esto hay que tenerlo claro, para tener una referencia, imaginemos , que aplicamos el giro con un destornillador en el extremo del niple, y que si giramos en el sentido horario estamos apretando el radio y al contrario aflojando.

Antes de empezar tenemos que tener una referencia que nos indique que parte de la llanta está descentrada, como no es habitual que tengamos en nuestra casa un centrador de ruedas, existen varios trucos que podemos usar, uno de ellos y el más usado es colocar una brida de plástico en la horquilla, en el caso de la rueda delantera, o en las vainas traseras, dejando un rabo lo suficientemente largo como para acercar hasta poder hacer que roce con el aro de la llanta, otro sistema es utilizar como referencia las zapatas de los frenos , en los casos que sean V-Brakes. En primer lugar lo acercaremos dejando 2 mm de separación en ambos lados y girando la rueda libre, observamos si en algunos de los puntos de la llanta se acerca a las bridas o llega a rozar, en caso que roce en el lado derecho, viendo la rueda de frente, procederemos de la siguiente forma:

Detenemos la rueda en el punto que roce y aflojaremos en primer lugar un cuarto de vuelta el radio de esa zona que se encuentre sujeto el lado derecho del buje, y apretaremos el anterior y el posterior otro cuarto de vuelta, seguidamente marcamos esa zona con una tiza para identificarla, volvemos a girar la rueda y llegado a ese punto, comprobamos que el roce haya desaparecido, en caso contrario actuaremos de igual manera con otro cuarto de vuelta, y así hasta conseguir que quede perfecta esa zona. Seguimos girando la rueda en busca de otra posible desviación en otra zona y procederemos como anteriormente. Es aconsejable lubricar antes de empezar a girar los niples, las roscas de los radios.


Fijémonos en la imagen de arriba, los niples A, C y E, situados a la izquierda son los radios que están anclados en la pestaña del buje del lado izquierdo y los niples B, D y F, son los que están en la pestaña del lado derecho.

Los rayos de la izquierda tienden a tirar a la llanta hacia la izquierda. Su tiro es compensado por el tiro hacia la derecha de los rayos de la derecha. Cada niple afecta a una determinada área de la llanta. Por ejemplo, el rayo C tirará principalmente en la zona adyacente a su ubicación, pero también afectará a la llanta hasta y aun pasando los rayos A y F. El ajuste del niple C incrementa la tensión del rayo y mueve esa sección de la llanta hacia la izquierda. El ajuste del niple D tenderá a mover a la llanta hacia la derecha. Aflojando el niple C también hará que la llanta tienda a moverse a la derecha siempre que el rayo D mantenga una tensión constante.

No cabe duda que ésta forma de centrar la rueda colocada en la bici no es la más idónea, lo suyo es desmontarla y realizar el proceso en un centrador de ruedas que tiene bastante más precisión, pero si somos paciente a la hora de realizar el centrado, conseguiremos dejarla casi parecido al que podamos hacer con el centrador.

Llave de radios individual

Llave de radio polivalente

Niple del radio


Centrado Radial:

La llanta puede parecer moverse hacia adentro y hacia afuera con respecto al centro. O, visto de otra manera, hacia arriba y hacia abajo. En suma, no está perfectamente circular. Este problema radial de la rueda puede ser producido por la tensión de los rayos. En este sentido, podemos mover hacia el buje una sección de la llanta simplemente ajustando rayos o alejarla del buje aflojándolos. Para hacer estas correcciones lo mejor es trabajar con pares de rayos. Trabajando con rayos adyacentes derecha/izquierda reducimos el riesgo de que la rueda se descentre lateralmente.

Igualmente necesitaremos tomar un punto de referencia, para ello situaremos la brida en el puente superior de la horquilla acercándolo lo más posible a la rueda, y observando de frente si en algún momento ésta roza con la brida, en el caso de que así sea, trazaremos la zona con una tiza, es evidente que en este caso la zona de roce se encuentra más alejada del buje, por consiguiente el proceso será acercarla al mismo, para ello procederemos de la siguiente manera:

Apretamos los dos radios que se encuentren en el centro de la deformación un cuarto de vuelta cada uno, y comprobamos que un radios pertenece al lado derecho y el otro al lado izquierdo, acercamos la brida a la rueda y si continua rozando en esa zona, volvemos a repetir la operación. Después de realizar tres veces el centrado radial, comprobaremos el centrado lateral y realizamos las correcciones necesarias. En los casos contrarios que una zona se encuentre más cerca del buje, procederemos a la inversa, aflojando la tensión de los radios de esa zona. En caso de que la llanta haya sido desformada por un fuerte impacto, no será posible conseguir un centrado radial correcto.

Al igual que os indiqué anteriormente, lo ideal es utilizar el centrador para conseguir los resultados más óptimos.

Centrado de rueda o Aparaguado:

La llanta debe estar centrada con respecto al buje para que la rueda esté centrada con respecto al cuadro. Con las ruedas puestas en la bici podemos controlar esto aproximadamente a simple vista, pero lo ideal y más seguro es requerir a la herramienta específica la cual se llama aparaguador de ruedas, sin está herramientas es prácticamente imposible realizarlo. Además y como dije anteriormente, no tienen el mismo eje de referencia la rueda delantera que la trasera, por lo que fundamental conocer dichos porcentajes de desviación. Siendo éste un proceso que requiere de unos conocimientos más profundos y unas herramientas específicas, los dejaremos para otra ocasión, pero pondremos unas imágenes para que sepamos de lo que estamos hablando.



Aparaguador estándar


Aparaguador de precisión


Tensión de los radios:

Rayos y niples deben ser considerados como “cierres”, tal como una tuerca o un tornillo. Generalmente los rayos deben estar tan ajustados como la rueda lo permita. Una tensión baja reduce la vida útil de los rayos y la duración del centrado. Un exceso de tensión puede dañar la llanta o la pestaña del buje.

Un mecánico muy experimentado en ruedas puede medir aproximadamente la tensión de los rayos rasgándo rayos paralelos o cruzados casi como si fueran cuerdas de una guitarra. Pero la mejor manera de medir la tensión de los rayos es con un tensiómetro específico que permite tanto medir la tensión relativa entre rayos como la tensión de cada rayo en particular. La tensión de los rayos debe ser lo más pareja posible.

La herramienta nos da una lectura de la deflexión del rayo. La herramienta viene por lo tanto con una tabla que nos permite convertir ese dato en tensión. En términos muy generales podemos decir que la tensión de los rayos de una bicicleta puede estar entre 80 kilogramos de fuerza hasta un máximo de 230 kilogramos.

Al igual que el aparaguado, este proceso lo comentaremos con más profundidad en otro post, no obstante os pongo imágenes para que identifiquéis esta herramienta.

Tensiómetro


Tensiómetro



Información Adicional:

No todos los radios de la rueda actúan de la misma forma, de hecho cada grupo de los que se forma la rueda tienen un nombre, así se denominan:
  • "Radio/rayo clave". Es el primer radio instalado en el montaje de la rueda. Su ubicación determina la ubicación de todos los radios que le siguen, suele ser el primero que se encuentra después de la válvula viendo la rueda por el lado derecho.
  • "Radios zagueros". En el caso de una rueda trasera, los radios zagueros son aquellos que se hacen más tiesos cuando el ciclista usa fuerza en los pedales. Se llaman "zagueros" porque se orientan hacia atrás desde la dirección en que se orienta el buje. En los dibujos de este artículo, los radios zagueros son los rojos y los amarillos.
  • "Radios punteros". Estos son los radios que salen del buje en la dirección de rotación. Están dibujados en dos tonos de azul.


Hay algunos modelos de ruedas en los que el niple está colocado en la maza. Estas ruedas se centran igual que las que tienen los niples en la llanta. Al ajustar un rayo llevaremos el respectivo sector de la llanta hacia el buje. La rosca de los niples y rayos sigue siendo derecha, como en el sistema convencional. Si la rueda tiene rayos planos (aerodinámicos), suele ser necesario sujetar con una  llave inglesa el rayo cerca del niple para evitar que el rayo se retuerza.

A continuación y para terminar, os dejo algunas imágenes para que os sirvan de guía  espero que con este tutorial, hayáis comprendido como  centrar una rueda, o al menos cuales son los motivos que hacen que se descentre nuestra rueda. Un consejo que os doy es que si tenéis una rueda vieja, practiquéis con ella, así le cogeréis antes el truco. Si alguien tiene alguna duda al respecto, ya sabéis que podéis dejarme un comentario y os ayudaré a solucionarlo. Saludos